Las familias españolas vienen gastando en productos farmacéuticos una media de entre 220€ y 250€ en los últimos años. No obstante, la obligatoriedad de usar mascarilla en la mayoría de las comunidades autónomas y la necesidad de protegerse frente al coronavirus, pueden incrementar la factura en esta partida hasta hacerla 4 veces superior.

La OCU ha publicado recientemente una información en la que desvela que el gasto en mascarillas de una familia de 4 miembros que utilizan al menos una mascarilla diaria cada uno (120u/mes), alcanzaría los 115€ mensuales si las adquieren al precio máximo fijado de 96 céntimos. De acuerdo con estas premisas y asumiendo que los españoles podrían seguir usando mascarilla durante el resto de 2020, el gasto sólo en mascarillas podría ascender a casi 700€, a lo que si se añade el gasto habitual en productos farmacéuticos el total de este año podría quedar en algo más de 900€.

“Evidentemente estas cifras dependen mucho del tipo de familia, de su composición, del tipo de mascarillas que compren, de a qué precio lo hagan y de dónde residen, pues el gasto medio en farmacia varía bastante de una provincia a otra”, declara Agustí Amorós, nuestro director de desarrollo de negocio.

Distribución del gasto de las familias españolas en productos farmacéuticos

Distribución del gasto de las familias españolas en productos farmacéuticos. Fuente: Indicadores Habits.

Los datos más recientes disponibles en los indicadores sociodemográficos y económicos Habits de AIS Group, calculados en base a información estadística recogida de fuentes como la Encuesta de Presupuestos Familiares del Instituto Nacional de Estadística, revelan que son las familias murcianas las que presentan un gasto anual más elevado en productos farmacéuticos: 329€.

Dos provincias gallegas le van a la zaga: A Coruña, que con sus 303€ es la otra única provincia que presenta un gasto medio por familia superior a 300€; y Lugo, donde el presupuesto se queda en los 293€.

Completan la lista de las 5 provincias con el mayor gasto en este tipo de productos Madrid (270€) y Barcelona (266€).

También por encima de los 250€ están Navarra, Santa Cruz de Tenerife, Girona, Las Palmas de Gran Canaria y Ourense.

En cambio, las familias que menos invierten en productos farmacéuticos se concentran en Castilla-La Mancha. El registro más bajo es el de Toledo, donde el presupuesto medio que destinan las familias a productos farmacéuticos es de 155€. Apenas 1€ más destinan en Albacete. Y entre 160€ y 170€ al año están Ciudad Real, Guadalajara, Huesca, Cáceres, Badajoz y Álava.

“No obstante, todo apunta que estas cifras pueden incrementarse mucho cuando dispongamos los datos correspondientes a 2020, pudiéndose multiplicar hasta por 4 en ciertos casos”, apunta Amorós.

¿Qué es Habits?

Habits presenta una segmentación de las familias españolas en tipologías a partir de sus rasgos sociodemográficos y económicos. Permite conocer la presencia y perfil de gasto de cada tipología de hogar en cada zona, ya sea CCAA, provincia, municipio o sección censal. Es decir, no sólo define los tipos de familia, sino que las sitúa geográficamente, de modo que puede saberse la densidad de cada tipología que hay en cada zona.

Además de toda la información relativa a los perfiles de consumo, los ingresos y las tipologías de las familias, Habits dispone de otra información demográfica como la tasa de paro total y por tramo de edad en cada área. También indicadores económicos, información catastral y datos relacionados con la vivienda (como el precio medio del m2 en la zona y el precio de venta y/o alquiler de todos los inmuebles), información relativa a las empresas, al comportamiento de los usuarios en redes sociales e incluso detalles sobre la climatología de cada zona. Otros indicadores facilitados son los de Riesgo de Pobreza e Índice de Capacidad Económica.

“El objetivo principal de Habits es dotar a las compañías de un profundo conocimiento del cliente (real y potencial), para que puedan tomar las decisiones más acertadas para el negocio y emprender así acciones de marketing, de distribución y de expansión más efectivas y rentables”, explica Amorós. “Sin embargo, la información que aporta es de gran valor también para otros fines, como evaluar avances en lo que es el grado de alineación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados en la Agenda 2030.”

 

Foto principal: Volodymyr Hryshchenko