Por Ramon Trias, presidente y director general de AIS

Nunca será como antes

Nadie sabe a ciencia cierta cuándo se iniciará la recuperación en la crisis económica que estamos sufriendo pero, a falta de modelos econométricos que expliquen el caos, la sabiduría popular del “no hay mal que cien años dure” aconseja no quedarse bloqueado llorando por la leche derramada. Sin entrar en juicios de valor, el camino para el reequilibrio de la Economía va a requerir cambios importantes en el sector financiero, primero para corregir las consecuencias de una política general de créditos con una excesiva concentración de riesgo –casi una polarización- en el sector inmobiliario y afines; segundo, la pérdida relativa de confianza en el sistema por parte de ciertos segmentos de ahorradores, hacia los nuevos instrumentos financieros y quizás en menor medida, hacia las entidades financieras.

Las entidades de crédito han iniciado dicho proceso de cambio aplicando recursos en esta dirección. Para responder a estas necesidades, hemos modificado el catálogo de productos y servicios de AIS, ya que una nueva estrategia va a requerir instrumentos de cuantificación con una orientación distinta a la fase expansiva de crédito que han vivido las entidades estos últimos años.

Resolver las consecuencias de la política expansiva de créditos

A corto plazo, cabe atacar la corrección de las consecuencias de dicha expansión. Alrededor del 60% de la cartera crediticia del sector está relacionado con la vivienda, bien sea por el crédito a promotores, inmobiliarias y constructores, cuyo apalancamiento excesivo fue basado en garantías reales que pierden valor; bien sea por los préstamos hipotecarios a los particulares, cuyo nivel de endeudamiento ha crecido con una carga importante en hipotecas de importes inusualmente altos.

No se insinúa que la raíz del problema sea la banca, más bien que el sistema financiero ha formado parte de esta polarización de la economía hacia un sector que ha atraído mucha más atención de los recursos productivos – desde inversores a mano de obra inmigrante – que otros sectores de la economía.

En estas condiciones, el incremento del paro y la caída de precios y de ventas de la vivienda está produciendo un crecimiento de la morosidad, tanto en el sector de particulares como en empresas directa o indirectamente relacionadas con la construcción. Hemos pasado de una mora del 0,62% al 3% en pocos meses. Esto ha llevado consigo la aparición de un nuevo problema: cómo gestionar los créditos en situación irregular, bien sea a nivel de particulares como a nivel de empresas.

¿Cómo responde AIS?

¿Cómo respondemos a las consecuencias derivadas de la política expansiva de créditos?

AIS ha desarrollado herramientas y modelos estadísticos específicamente para:

  • Recuperación de impagados. Una buena política de cobranza requiere de un seguimiento y una presión personalizada para cada cliente en situación irregular, evaluación de sus posibilidades, diseño de pactos convenientes y comprobación de su cumplimiento. La definición de políticas y su implementación en la red se facilita enormemente con el sistema de definición de reglas que gobierna la plataforma de recobro de AIS (Recovery Strategy) de clientes dudosos.
  • Seguimiento de carteras de crédito. Para particulares o empresas, AIS desarrolló la herramienta de seguimiento SIC, sistema que permite un chequeo del riesgo en cada una de las carteras.
  • Gestor de modelos de riesgo (GMR). Sistema de reglas para definir políticas de riesgos que gobierna desde el manejo de modelos hasta las instrucciones de aceptación de créditos en toda la red.
  • Riesgo empresas. Sistemas de rating y scoring para la calificación dinámica de las empresas acreditadas. Re-evalúa la calidad del riesgo en función de la nueva información disponible, incluido el comportamiento de la empresa con respecto a la entidad. Ofrece ayudas para la reestructuración de sus pasivos.
  • Valoración de carteras y carteras deterioradas. Se está abriendo un nuevo mercado de carteras en fase de recobro, pero la determinación de su precio, tanto para el comprador como para el vendedor, constituye un complejo problema, particularmente por la agilidad de este mercado. Ofrecemos sistemas de valoración basados en la probabilidad individual de recobro y las pérdidas en caso de no conseguirlo.

 La estrategia de futuro pasa por recuperar una parte del pasado

Gráfico 1: Márgenes de intermediaciónQuizás es todavía más importante en términos de gravedad de sus implicaciones el cambio de la actitud del público respecto al sector financiero, particularmente a los instrumentos financieros.

La justificación de la banca en el sistema económico deriva de su capacidad para facilitar el flujo del ahorro hacia la inversión. A decir de Arrow, en la Teoría del Equilibrio General, las entidades financieras existen debido a las imperfecciones del mercado y a las economías de escala, ya que la creación de un “pool” de activos financieros, sortea la indivisibilidad y minimiza el riesgo mediante el análisis de cada componente y la diversificación del mismo.

Pero en los últimos quince años, el crecimiento de la desintermediación financiera ha cambiado lentamente una parte del su negocio tradicional en varios sentidos: la banca, particularmente la banca española, ha reconducido ciertos segmentos hacia canales teóricamente des-intermediados. Tal es el caso de la gestión de la inversión de sus clientes mediante fondos de inversión o la titulización de la cartera de créditos para obtener liquidez al mismo tiempo que se transfiere el riesgo al mercado, con el consiguiente ahorro de capital.

Obsérvese que la desaceleración en el crecimiento del margen de intermediación de las EC hasta el 2005 es más acusado que la evolución del margen ordinario. En otras palabras, el incremento de los ”otros productos ordinarios” la amortigua.

Con la llegada de la crisis, se ha generado una mayor percepción del riesgo que ha desembocado en una desconfianza hacia el sector, particularmente aquellos (nuevos) productos financieros con una volatilidad que se ha manifestado mayor de la prevista: fondos de inversión y, junto o dentro de ellos, titulizaciones.

Los cambios en estas inversiones destacan en los siguientes gráficos. Tasas de variación interanual

Se puede observar la caída libre en forma de crecientes incrementos negativos de las participaciones en los fondos de inversión, al mismo tiempo que se producía un crecimiento acelerado de los pasivos a plazo con sólo una ligera desaceleración final.

La desinversión en los instrumentos financieros de superior riesgo, de medida difícil de percibir por el público, ha engrosado las partidas de depósitos, favorecidos por la política de las entidades financieras intentando sustituir la llegada de fondos obtenida mediante titulizaciones con depósitos para los cuales se han estado ofreciendo tasas de interés muy por encima del coste del dinero subastado por el Banco de España.

Identificar estos segmentos, ofrecer productos de pasivo o inversiones de riesgo menor, haciendo percibir en su justa medida el riesgo de contraparte, identificar las empresas o particulares con suficientes garantías de futuro para ameritar crédito o, para decirlo en pocas palabras, diseñar nuevos productos para las nuevas necesidades e identificar los clientes potenciales es el reto de la banca que veremos en un futuro próximo.

¿Cómo responde AIS?

¿Cómo responde AIS ante la necesidad del sector financiero de retornar en cierto modo a sus orígenes?
Para dar un soporte cuantitativo que permita tomar las mejores decisiones en las líneas estratégicas indicadas, se proponen algunas herramientas específicas:
 

  • Estimación del mercado potencial por producto y oficina. En base a nuestra estimación de la densidad de cada segmento de la población en cada zona censal (HABITS), de la aplicación de técnicas estadísticas de Statistical Matching para obtener el comportamiento financiero de cada segmento y de la relación econométrica con variables macroeconómicas, podemos estimar objetivos o controlar la eficiencia comercial de las sucursales. También se utiliza para reestructurar la red, qué oficinas deben ser fusionadas o absorbidas, qué especialización nos conviene a cada una y qué recursos y con qué conocimientos van a ser necesarios.
  • Fidelización de clientes y venta cruzada. Estimación del valor futuro de un cliente y la oferta oportuna a cada perfil, tanto para clientes fidelizados como para los que no lo están.
  • Herramientas de simulación de escenarios en el negocio bancario. RDF “Risk Dynamics into the Future” permite la gestión del negocio a partir de modelos macroeconómicos y su conexión con modelos micro para riesgo, demanda de crédito y oferta de depósitos.

Conclusiones

Aunque ha sido durante mucho tiempo un secreto a voces, la crisis ha acelerado un cambio previsible en el sector, algunos de los segmentos de clientes de las entidades financieras están cambiando su percepción del riesgo y por ende su equilibrio respecto a su rentabilidad. El rediseño del negocio financiero pasa por una mayor elaboración de la información para disponer de estimaciones del mercado potencial en una diversidad de productos y servicios financieros ofrecidos a segmentos de la población cambiante. Todo ello en un entorno muy distinto al del pasado inmediato. Asimismo, la fuerte expansión del crédito en hipotecas y, sobre todo, en inmobiliarias, promotoras y constructores, ha dejado algunos problemas que resolver. La crisis ha hecho emerger problemas de solvencia en el propio sector y en los sectores de influencia en razón de su actividad.

Para responder a esta nueva realidad, la oferta de AIS abre su orientación hacia planificación, marketing y control de gestión, sin abandonar las herramientas de control de riesgo en las que se mantendrá líder, como son la gestión del recobro, el seguimiento del riesgo y la valoración de carteras con problemas de cobro.